¡Una autentica fábrica de juguetes! El espacio de talleres de Clay permite a niñas y niños disfrutar creando y diseñando sus propios juguetes.

Esta arcilla moldeable, no tóxica y suave, no mancha y además tiene la peculiaridad de que en su estado normal funciona como una saltarina. ¡Si la tiramos al suelo rebota! Y cuanto más tiempo está fuera de su recipiente, más rígida y consistente se vuelve, lo que permite utilizarla como un juguete pasadas 24 horas desde su fabricación.

Gracias a los diferentes niveles de dificultad de los talleres, el espacio permite impartir talleres para diferentes edades.